Si estás un poco perdido, esta guía te podrá ayudar a organizarte.

Admitámoslo. Mientras los baby boomers están bien chillin en sus casas jurando que Irma no viene (even thou todas las predicciones apuntan lo contrario), los millennials estamos más que asustados y algunos, ¡hasta desesperados! Es nuestro primer huracán fuera de casa, sin nuestros papás y siendo totalmente independientes. Antes no tenía NADA de qué preocuparme, mis papás tenían todo bajo control. Pero ahora, tengo un apartamento (que no es mío), que no tiene tormenteras, con tres perras y una novia igual de cagada que yo.

1.  Saca dinero en efectivo

GIF

Uno de los problemas más grandes con nosotros los millennials es que nunca tenemos cash. Siempre hemos dependido de nuestras tarjetas de crédito y de ATH Móvil. Si las líneas se caen no podrás usar ninguna de las anteriores. Así que saca dinero en efectivo aunque sea para tenerlo.

2. Deja todo listo por si tienes que salir corriendo

GIF

Sonará exagerado, pero uno nunca sabe lo que pueda pasar. Prepara un bulto con provisiones, desde ropa, dinero, documentos importantes (licencia, pasaporte y plan médico), y las cosas de tus mascotas. Mantén tus vehículos con gasolina.

3. Ten un thunder buddy

GIF

El pasar un huracán solo es estresante. Lo mejor que haces es invitar algún amigo o familiar que la pase contigo. Así se pueden dividir las provisiones y hacerse compañía. Si vives en un lugar seguro, ofrécele refugio a personas de confianza. Déjales saber que te importa su seguridad. Juntos se pueden asegurar de que no pase nada malo.

Si tienes mascotas, ellos necesitarán que tu seas su thunder buddy. No saben lo que está pasando y tu trabajo es mantenerlos calmados y en un lugar seguro.

4. Carga todos tus aparatos electrónicos

GIF

Antes de que nos quiten la luz (que va a pasar) deja tus celulares y iPads (si tienen señal) cargados. No uses todos los aparatos a la vez. Aunque te veas tentado a entrar a Facebook y ver lo que todo el mundo está posteando, trata de minimizar su uso. Ten baterías externas cargadas por si acaso. Las bromas y chistes pueden esperar.

5. Apaga los breakers y desconecta todos los enchufes del hogar

Si tienes luz, deja el breaker de la nevera prendido, pero intenta apagar todos los demás. Así si por alguna razón se llegasen a mojar los cables evitamos que exploten o pase una desgracia. Antes de que se lleven la luz, adelanta y desconecta todos los enchufes que no son importantes, como el televisor, lámparas, microondas y bocinas.

6. Asegúrate de tener las siguientes provisiones:

GIF
  • Nevera portátil con hielo (para almacenar comidas y refrigerios)
  • Varios cubos llenos de agua para bañarte
  • Linternas y velas
  • Comida enlatada
  • Baterías
  • Galones de agua
  • Cargador para el carro
  • Fósforos
  • Duct Tape
  • First Aid Kit
  • Suficiente comida para tus mascotas
  • Medicamentos (si pareces de alguna enfermedad)

7. Compra vino, Xanax o Krippy Kush para mantener la calma

GIF

Whatever works for you! Todos somos diferentes y sabemos cómo reacciona nuestro cuerpo. Pero si tienes los nervios de punta, es muy probable que una copa de vino te relaje. Obviamente no te metas dos botellas de cantazo porque sabemos que no estarás en las condiciones de reaccionar estratégicamente. Just be wise about it!

8. Si la cosa se pone fea, escóndete en el baño

GIF

Es uno de los lugares más seguros, ¡y más si no tiene ventanas!

9. Estaciona tu carro en una zona segura

GIF

Si no tienes garaje, por lo menos asegúrate que tu carro no esté cerca de árboles u objetos peligrosos que podrían salir  volando.

10. Protege tus cosas 

Debido a las fuertes lluvias, es muy probable que el agua comience a entrar por las esquinas de tus ventanas o puertas. Para prevenir alguna inundación, mantente alerta a la gravedad del asunto. Utiliza toallas para minimizar el riesgo. No dejes objetos importantes, como computadoras, en el piso. De ser necesario, elimina cualquier objeto de cristal propenso a caerse o hacer daños.

Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Periodista puertorriqueña con más sueños que ropa. Escribo desde mi casa despeinada.