Descubre casi una decena de maneras de combinar la clásica camisa blanca.

No hay pieza más esencial en tu armario que una camiseta blanca, ya sea de mangas o de botones. Esta prenda básica es literalmente como un camaleón, se acopla a lo que necesites. Si quieres lucir glamorosa, lo puedes lograr; pero si quieres lucir casual, ¡también lo puedes lograr! No hay nada que no puedas hacer con una blusa blanca, y es ahí donde se esconde su poder.

Lo más cómodo es combinarla con lo primero que te aparezca en el clóset, pero qué tal si comienzas a colorear fuera de las líneas. Deja tu imaginación a volar e inspírate con estas distintas maneras de utilizar una camisa blanca.

1. Como un layer 

Es una de las maneras más fashion forward de utilizarla. Estás dejando saber con tu atuendo que realmente pensaste lo que te ibas a poner y que la combinación es a propósito. Dejarás notar tu pasión por la moda y por lucir diferente. Si sientes que tienes puesto un traje o blusa demasiado sencilla, crea un layer con tu camiseta blanca, ¡y listo!

2. Como un traje 

Es una opción muy similar a la anterior con la diferencia de que ahora le estarás dando un toque menos casual y mucho más chic y elegante. La combinación de blanco y negro es ideal, pero no excepción. Un traje puede hablar por sí solo, pero si le añades una camisa de manga larga y botones por debajo ya estarías contando una historia. Si no eres de las que le gusta ser muy sexy, esta opción es ideal para ti.

3. Con faldas tubo 

¿Tienes una actividad importante o glamorosa luego de salir del trabajo? ¿No te dará break de arreglarte? ¡No lo pienses dos veces! Este look es el perfecto para el trabajo, pero también para una noche de copas o de mucha moda.

4. Con denim 

Es la manera más básica de combinar tu camisa blanca favorita, sin embargo, dice mucho. A veces menos es más.

5. Con chaquetas 

El secreto de la camisa blanca es con qué la combinas, cómo jugarás y te divertirás con ella. ¿Quieres añadirle color al look? Busca una chaqueta con estampados y romperás con el monocromático del blanco.

6. Con una bufanda

Si tienes una camisa blanca de botones, igual la puedes usar abierta o con los botones cerrados hasta el cuello. Si optas por dejártela abierta, pero no encuentras algún collar o choker que ponerle, decídete por una bufanda. Aparte de que están súper in, son ideales para darle un toque parisiano a tu atuendo.

7. Blanco sobre blanco

949eba66c23193e36b5718df01bca6ff

d45f8eaba722b24d99cfda2f5e04cced

Te la juegas a la segura. Blanco sobre blanco es la mejor manera de proyectar seguridad y gracia. Puedes combinarla hasta con un short blanco y con todo y eso te verás sofisticada.

8. Con una correa ancha 

Las que me leen constantemente saben que estoy obsesionada con la resurrección de las correas anchas. Recuerdo que en intermedia las usaba muchísimo, pues ahora es tiempo de volverlas a sacar. Si tiene una camisa blanca de botones que te quede larga, pero no quieres que se te vea como si no te sirviera (aunque el estilo baggy también se ve muy bien), marca tu cintura con una correa ancha.

9. Con faldas maxis y prendas formales

Carolina Herrera, es lo primero que me viene a la mente. Estas camisas de cuello alto con una falda formal larga, ya sea de seda o de tutú, dicen MUCHÍSIMO. No te vuelvas loca buscándole una blusa a esa falda maxi tan espectacular que tienes en el clóset, consigue una camisa de cuello alto, mangas largas y botones, ponle una correa, ¡y serás la sensación de la noche!

¡Ya sabes! Ya sea pegada. extremadamente baggy, de mangas, sin mangas, de botones, de cuello alto, ¡la camisa clásica blanca es imprescindible! Es un estilo para todas las edades, para cualquier ocasión y mood.
Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Periodista y comunicadora puertorriqueña con más sueños que ropa. Escribo desde mi casa despeinada. Experta en crear contenido para las redes sociales. Me gusta compartir historias que ayuden e inspiren a la mujer a ser la mejor versión de sí mismas, de adentro hacia afuera.

ARCHIVO