Dos amigas con una misión: educar sobre la sexualidad femenina y la masturbación. Conoce la historia detrás de las creadoras de Sola Me Gusto.

Lo que inició como una conversación en confianza sobre sus inexperiencias con la masturbación terminó convirtiéndose en un proyecto mucho más grande que ellas, las compañeras de cuarto, amigas y colegas, Larissa Pagán y Nazareth dos Santos.

Larissa, la puertorriqueña del duo, explica que aunque recibió una educación básica de sexualidad, sobre la masturbación nunca se le habló.

Es un tema muy importante porque hablándolo con tus amigas aprendes y comienzas a normalizar cosas que quizás para ti eran vergüenza, pero la realidad es que todas pasamos por lo mismo». explica la joven de 22 años, estudiante de un Máster en Género y Comunicación, en Barcelona.

«SE HABLA DE LA SEXUALIDAD, PERO NO DE LA MASTURBACIÓN PORQUE ES UN ACTO DE SELF-LOVE Y LO PERSONAL ES POLÍTICO». 

El querer normalizar este tipo de conversación, llevó a Larissa, estudiante de Género y Comunicación en Barcelona, a confesarle a su compañera de piso, quien es ilustradora erótica, que su primera vez masturbándose fue después de adulta. Para su sorpresa, ambas estaban montadas en el barco de las primeras veces.

«Somos bien fucking losers», se dijeron entre risas.

Al darse cuenta que la desinformación sobre el placer femenino era la norma, se adentraron a crear Sola Me Gusto, un libro sobre la masturbación femenina escrito por Larissa e ilustrado por Naza.

«PARA TOCARTE TIENES QUE QUERERTE. TIENES QUE PENSAR EN TI. MASTURBARSE ES DISFRUTARSE, SABER CUÁNDO QUIERES, CUANDO NO. NO TENERLO COMO META, SINO DISFRUTAR EL CAMINO».  

Para el libro, la pareja se sentó a platicar con más de 60 mujeres sobre la relación que tenían con su cuerpo para darle visibilidad al tema del autodescubrimiento y el amor propio.

«Queremos informarnos nosotras mismas a través de las entrevistas, saber si a otras chicas le ha pasado lo mismo que a nosotras y evitar que otras pasen por el trauma de no saber masturbarse o tener miedo a hacerlo», expresó Naza.

Naza, quien salió del clóset luego de una relación heterosexual de siete años, explica que para ella fue un proceso el comenzar a quererse a sí misma. «Yo me había mentalizado que [el que me gustaban las mujeres] iba a ser mi secreto toda la vida y que me iba a morir con él. Pero me agobié. Ya al final no hablaba de sexo, ni conmigo ni con nadie».

«ME ACUERDO DESPERTARME EN MEDIO DE LA NOCHE Y DECIRME A MÍ MISMA: ‘ERES LESBIANA. ¿QUÉ HACES DURMIENDO CON UN HOMBRE A TU LADO?» 

Ambas en el proceso de escribir el libro, crearon a través de su página de Instagram, @solamegusto, un espacio y comunidad en línea de mujeres empoderadas que se sienten cómodas hablando de su cuerpo.

Fotos por: @gabicorradini

El buen acogido de su plataforma les ha permitido poder darle visibilidad a otros temas importantes para la mujer, como la menstruación, los derechos reproductivos y la violencia de género.

«Nos dimos cuenta que nos apasiona y hay poca gente hablando de esto», confesó Larissa, molesta con la injusta censura que ha establecido Instagram, borrándoles constantemente contenido de sus páginas.

El libro, que cuenta con cinco capítulos, uno por cada sentido (Sola Me Gusto, Me Escucho, Me Veo, Me Huelo y Me Toco), ya está disponible a la venta en Amazon, luego de que varias casa editoras intentaran publicarle el libro a sus condiciones.

Para ellas, el placer femenino es un derecho de todas y no descansarán hasta que toda mujer en el mundo grite «¡sola me gusto!». Esa es su misión.

Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Periodista puertorriqueña con más sueños que ropa. Escribo desde mi casa despeinada.