Cuando alguien nos dice que es vegetariano o vegano automáticamente nos viene a la mente el mito de que su alimentación es aburrida y limitada.

Desde pequeños se nos ha enseñado a consumir alimentos procedentes de animales, y por costumbre lo hemos dado por correcto. Sin embargo, si nos ponemos a buscar información y educarnos sobre el tema nos daremos cuenta que los mitos más comunes son solo mitos.

Antes de continuar es necesario que tengas clara la diferencia entre ser vegano y ser vegetariano. Porque, aunque parezca lo mismo, no lo es. Ser vegano es no consumir o utilizar ningún producto que provenga de animales, inclúyase comida, ropa y maquillajes. Así que es más que una dieta alimenticia, es un estilo de vida.

Para capturar una perspectiva honesta y cruda del estilo de vida vegano y vegetariano, hablamos con distintos jóvenes, quienes compartieron sus experiencias.

1. La comida no sabe mala

El hecho de que no conozcas muchos de los ingredientes o recetas no significa que la comida vegana no es sabrosa. Hay un sin número de recetas que puedes hacer que ayudarán a engañar a tu mente. Busca bloggers, youtubers o influencers veganos que te motiven e inspiren a intentar platos nuevos.

2. Obtienes más nutrientes de lo que piensas

Las personas tienden a pensar que las proteínas solo provienen de las carnes y huevos. Sin embargo, los vegetales son excelentes fuentes de proteína. Los que hacen ejercicio no tienen de qué preocuparse ya que no perderán masa muscular. Son muchos los atletas reconocidos que llevan una dieta vegana y como quiera logran verse fuertes y mantenerse activos.

3. ¿Amante de la carne? ¡Opta por sustitutos!

Quizás lo que te aguanta de tomar la decisión es lo mucho que podrías extrañar tus platos favoritos… un buen churrasco, una hamburguesa después de una noche de partyseo, una ensalada con pechuga de pollo. Pero, lo mejor de todo es que no tienes que renunciar a ellos. Casi todo se puede hacer con ingredientes de origen vegetal. Solo necesitas imaginación y creatividad.

Garden Nuggets, Garden Beefless Sliders, Boca Burgers, todos saben súper buenos y son ideales para matar ese craving de carne.

4. No esperes a tener hambre

A post shared by BORI VEGAN (@borivegan) on

Para Isabella Oliver, de 23 años, la clave es planificar las comidas. “Si esperas a tener hambre para decidir lo que vas a comer, you’re setting yourself for failure”. Cada día son más los restaurantes que ofrecen opciones vegetarianas y veganas, pero si estás en apuro y no consigues ninguno, te verás tentado a comer lo que sea y salir del paso. BoriVegan, en Santurce, es uno de ellos.

5. No te presiones

Es normal que la transición tome tiempo y que te tardes en acoplarte, pero es cuestión de costumbre, consistencia y compromiso. Ve poco a poco, a tu propio ritmo.

Guanina Cotto nos explica que “a veces uno extraña el plato per se. Por ejemplo, el yogurt uno no se lo come solo. Siempre le echamos frutas, miel o granola. ¡Igual con un hot dog! Es la experiencia del pan, con los toppings y todo lo demás que crea esa sensación de satisfacción. Para eso puedes matar el craving con una sustitución vegetariana y sentir el mismo placer”.

Al final del día no solo tu cuerpo y salud se beneficiarán de una dieta vegana (previene enfermedades de todo tipo, te mantiene activo y elimina toxinas), sino que estarías ayudando a reducir el impacto que tiene la industria de la carne a nivel global. Desde el maltrato a animales hasta la crisis de contaminación causada por esta.

Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Periodista puertorriqueña con más sueños que ropa. Escribo desde mi casa despeinada.

ARCHIVO

HAPPY YOU'RE HERE 🦋

Mantente conectada y recibe en tu inbox contenido exclusivo, ideas de atuendos, ofertas, regalos, nuevos blog posts y mucho más por venir.