fbpx

Drag Queens transforman el sermón en Latidos

Una iglesia convertida en un templo de inclusión y aceptación, eso es Latidos y sus domingos de Drag’s Brunch en el corazón de Santurce.

Llega el domingo en la mañana y mientras unos se levantan temprano para ir a la Iglesia, otros se levantan con el entusiasmo de escuchar el sermón humorístico que solo una transformista puede ofrecer en un santuario convertido en restaurante.

Entre mimosas y cocteles exóticos, decenas de almas libres esperaban en El Purgatorio la llegada magistral que decidiría su destino final: El Cielo o La Tierra de Latidos. Hombres transformados en la pura imagen y semejanza de feminidad convirtieron el altar en un centro de comedia, entretenimiento y baile.

De camino a El Cielo de Latidos.

Anticipa tus confesiones del día porque vienen por añadidura. De eso, Dragayasa se encargará. Su estilo satírico y dramático harán que incluso un show planificado tenga sus momentos de espontaneidad y locura sacramental.

Dragayasa

Agua no bendita salpicando por el público, sorbos inesperados de alcohol y tacones trepados en mesas decoradas con platos gloriosos confeccionados por el reconocido Chef Hector Rosa.

Así se paseaban entre La Tierra y El Cielo para incorporar no solo al público del primer nivel, sino también a los que, entre nubes, disfrutaban desde arriba la extravagancia y glamour del transformismo.

Del pecado gastronómico se encarga Rosa, quien con un menú variado ofrece cinco platos principales para complacer los gustos de una multitud exigente, pero abierta a intentar lo desconocido.

Con la visión de romper esquemas, Latidos comienza a traer a la escena local conceptos gastronómicos innovadores que alimentan los verdaderos placeres de la vida: exquisita gastronomía, risas espontáneas provocadas por el buen entretenimiento y la aceptación genuina de que todos somos iguales.

Fotos: Jonathan Meléndez
Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Usualmente me puedes encontrar bebiendo vino o viendo Netflix, ¡o las dos! Mi estilo es un reflejo de lo que soy y lo que quiero llegar a ser. Madre de Emma, Chloe y Leah, tres perritas rescatadas.