A pasar el micrófono a la asexualidad.

«Puedo vivir feliz sin tener sexo. No lo necesito», con esas palabras Fabián Feliciano deja claro que el sexo no es parte primordial en su vida.

Aunque la asexualidad significa no sentir atracción sexual por otra persona, esto no significa que las personas asexuales no son capaces de experimentar otros tipos de atracciones o incluso, intimidad con su pareja. Fabo, como le dicen sus amistades más cercanas, es ejemplo de eso.

«La relación que tengo con mi novio se basa en atracciones que van más allá. Hay atracción intelectual ya que nos encontramos en posiciones cercanas dentro del espectro político. Hay atracción romántica, por supuesto, el amor y el cariño nunca faltan. Hay atracción estética porque ambos adoramos cómo nos vemos», explicó el joven de 21 años, quien se identifica como asexual.

«EL PENSAMIENTO MÁS ERRÓNEO QUE SE TIENE ACERCA DE LA ASEXUALIDAD ES QUE EQUIVALE AL CELIBATO»

El proceso de descubrirse a sí mismo se remonta a sus años de escuela superior cuando empezó a explorar su sexualidad. Mientras tuvo parejas en el transcurso, siempre reconoció que no pensaba en tener sexo penetrativo.

“Había tenido encuentros sensuales con otras personas, pero nunca había tenido ni el interés ni la oportunidad de tener relaciones sexuales. Cuando entro a primer año de universidad, conozco al que fue mi pareja por seis meses. Con él perdí mi virginidad a los 19 años”. Sin embargo, su atracción sexual no afloró.

«Un hombre que no tiene sexo es un hombre al que se le pone su masculinidad en cuestión», lamentó. Así que al momento de sentirse marginado por no participar en este interés, tuvo una conversación con una amiga que se identificaba como asexual.

«Cuando ella verbalizó que no tenía interés en tener sexo y que podía vivir sin él, a mí me voló la cabeza. Hay una manera distinta de vivir, hay una manera distinta de poder llevar mi vida a cabo. No tengo por qué sentir ni aferrarme a esa presión de tener sexo”, explicó Fabo.

La manifestación de la asexualidad varia de acuerda a la persona. Algunos sienten una atracción sexual platónica. Otros sienten interés en tener sexo solo si sienten una conexión especial con la persona. Esto último le pasó a Fabo cuando conoció a su pareja actual.

«Contrario a otras relaciones, nunca había sentido cierto grado de atracción sexual hasta ahora y siento que se debe a la conexión profunda que tengo con él. Sin embargo, nuestra relación no se va a derrumbar si no tenemos sexo. Es algo que vino luego».

Para el estudiante de psicología la asexualidad se ha convertido en una postura política en una sociedad que le da demasiada importancia al sexo.

«Si bien es cierto que hay que luchar por la libertad sexual, también se tiene que luchar por reconocer que no se tiene que tener sexo para vivir”, concluyó.

PC Henry Ortiz
PC Henry Ortiz

Guest Writer

Content creator. Fashion enthusiast. Idealist. Dreamer. On my way to share my voice to the world.