Una vez comienzas a relajarte y disfrutarte el proceso, todo cambia. ¡Saca ese rato de self-love!

Anonadada, así me quedé cuando hace unos meses una amiga cercana me comenta que nunca ha experimentado un orgasmo. 25 años de vida y nunca ha experimentado un orgasmo.  

Mi consejo inmediato fue: ¡mastúrbate, ten un orgasmo! Le bajas al estrés, mejora tu estado de ánimo, tu sueño y fortaleces tu sistema inmune. 

Quizás era que no había tenido buenas experiencias con sus pretendientes, pero esa no debe ser una excusa para privarse de descubrirse a sí misma y qué le causa placer. No hay nada negativo en sacar tiempo para ti sexualmente.

La disyuntiva me llevó a nadar entre las aguas de la masturbación y cómo refleja el amor que nos tenemos a nosotras mismas.

Para mí, los orgasmos son sinónimo de amor propio. 

Al igual que muchas mujeres estamos acostumbradas a sacar el tiempo para ir a pintarnos el cabello, hacernos las uñas y estar siempre on point, la masturbación debería ser parte de ese tiempo que sacas para darte cariñito. 

El tener un orgasmo libera endorfinas en tu cerebro lo que te quita el estrés y te pone en un buen mood. También podría ponerte bien cansada lo que te ayudará a quedarte dormida. Además de que puede aliviar calambres menstruales.

Te permitirá experimentar tus gustos, conocerte mejor y comunicarte abiertamente con tu pareja para así mejorar su sexualidad. 

Ahora, eso no significa que el masturbarte debe ser algo de vida o muerte. Algunas mujeres prefieren sexo rico con su pareja por encima de. El punto es tener orgasmos, saber lo qué te gusta y sentirte cómoda. 

Para ayudarte con este journey de self-love, le preguntamos a nuestras seguidoras de Instagram qué consejos le darían a una mujer que nunca se ha provocado un orgasmo. ¡Prepárate para los screenshots!

1. Relájate

La verdad es que una vela, un baño de burbujas y música suave de fondo es el perfecto estimulante para empezar a conectar contigo y tu cuerpo.

Si ese es el plan, hice este playlist de Spotify, llamado Culminaciones que puede ambientizar el momento.

2. Enfócate en el clítoris 

El clítoris es tu alma poderosa. Es la clave para lograr ese orgasmo que nunca has tenido y que te mueres por experimentar. Trátalo con cariño, empieza suave y la intuición te dejará saber qué hacer.

3. Si no sabes, reach out! 

Si dejarte llevar por la intuición no te está funcionando o simplemente tienes dudas o preguntas, hoy en día tenemos acceso a la información en cuestión de segundos.

Puede que quizás el momento no está funcionando para ti y sientes que no sabes lo que estás haciendo. Eso pasa, somos humanas.

Hoy en día tenemos acceso a la información en cuestión de segundos. Leyendo o escuchando testimonios o experiencias de otras chicas podrás aprender mucho más de lo que piensas.

Puedes hablar con una amiga close (muchas veces traer el tema rompe el  hielo y las dos pueden sentirse cómoda hablando y aprendiendo), sigue páginas que te informen y hablen de la sexualidad femenina o simplemente hacer un Google Search y leer información.

Al final recuerda que los cuerpos y gustos son difentes. Te toca solamente a ti descubrir qué es lo que te gusta.

Lo que nos lleva al siguiente punto…

4. Explora

La experiencia de la primera vez no será la misma que la tercera. Todo el tiempo será un feeling diferente, una reacción diferente, dependiendo de las circunstancias. Unos días tendrás un orgasmo largo e intenso, y otros, uno más rápido y sin muchos fuegos artificiales.

5. Have fun with it! 

Todas tenemos distintas maneras de divertirnos, es cuestión de encontrar la que funciona para ti. ¡No te lo tomes muy en serio! El punto de todo esto es que cuando acabes, acabes con una sonrisa y súper complacida.

Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Periodista puertorriqueña con más sueños que ropa. Escribo desde mi casa despeinada.

ARCHIVO

HAPPY YOU'RE HERE 🦋

Mantente conectada y recibe en tu inbox contenido exclusivo, ideas de atuendos, ofertas, regalos, nuevos blog posts y mucho más por venir.