fbpx

Dos mujeres entre sábanas

Llegó el momento de explotar las burbujas fantasiosas y falsas percepciones que existen del sexo entre lesbianas.

Sí, pueden llegar a tener múltiples orgasmos. No, no todo es como lo pintan. Es muy probable que, quizás, todas las referencias que hayas visto del lesbian sex proviene de películas con escenas prácticamente pornográficas. Un idealismo sexista que promueve la desinformación y mitos erróneos. Aunque quisieras, no todo es como esa escena sumamente hot de Blue Is the Warmest Color o el sexo salvaje de Alex y Piper en Orange Is the New Black.

Estés o no estés preparada, despídete de tus fantasías y hablemos claro de lo que vivimos entre sábanas.

1. El foreplay es intuitivo y necesario

Parecerá obvio, pero irónicamente no muchas chicas entienden que para una mujer el foreplay es más que necesario. ¡Necesitamos lubricación para lograr placer! Sin ese factor la ecuación no podría completarse. Todo se siente mucho más agresivo, doloroso y rough. Las mujeres son sensitivas y coger las cosas con calma, jugar y disfrutarse el momento hará que la experiencia sea doblemente satisfactoria.

2. Para los gustos, ¡la comunicación!

No existe un manual perfecto que explique genéricamente lo que a todas las mujeres lesbianas les gusta en la cama. Y no, el hecho de que ambas sean del mismo sexo no significa que automáticamente saben qué es lo que les gusta íntimamente. Siempre se tiene una idea, pero al igual que cualquier relación, cada persona y pareja es diferente. A algunas les puede gustar el sexo oral, mientras otras prefieren la penetración. A otras, ¡el paquete completo! Nada de esto se sabría si no se comunican entre sí.

3. Descubrirse es un MUST

Por consecuencia, para poder comunicarte debes tener claro qué es lo que a ti te gusta. Si todavía no has llegado ahí, encárgate de descubrirte. ¿Cómo se supone que otras personas te den placer si tú misma no sabes cómo lograrlo? No tengas miedo a experimentar y poner en práctica tus habilidades en la cama.

4. Los juguetes sexuales no te hacen bisexual

Muchas mujeres straight siempre se preguntan por qué las mujeres gay usan vibradores, dildos u otros juguetes sexuales. ¿Si usan dildos por qué no les gustan los hombres, que tienen uno natural? ¿Eso las hace bisexuales? ¡No!

La naturaleza del placer de la mujer se encuentra en la penetración, provenga de dedos, un pene o un dildo. El que tenga forma de un pene no necesariamente significa que quisiéramos que fuese uno o que lo quisiéramos hacer con hombre.  El acto sexual es mucho más que eso. Es esa conexión especial que sientes con una mujer, que jamás podrías llegar a sentir con un hombre.

5. No todo es sexo oral

Podría parecer que solo se tratase de darse dedo y sexo oral, pero hay muchísimas posiciones que podrían intensificar y maximizar la intimidad de dos babes. La tijera para algunas es riquísimo, pero para otras es whatever.  Un strap-on lo puede usar una, como lo pueden usar las dos. ¡El resto es dejar la imaginación   irse en un viaje de estrellas y conffeti!

6. Los múltiples orgasmos y el squirt existen y son reales

Las mujeres entienden el hecho de que provocarle un orgasmo a alguien no es una carrera de velocidad ni una competencia. Es cuestión de mucha paciencia, entrega y dedicación. ¿El resultado? Múltiples orgasmos en una sola noche. Si necesitas un descanso, ¡tómalo! No importa que reduzcas intensidad, lo importante es que no pares. Sin embargo, si para ti con uno bien hecho es suficiente, go for it! El PUNTO-G es la clave. ¡Encuéntralo!

7. El egoísmo no es bienvenido

El sexo entre mujeres es pasional y sensorial. Puede ser intenso, mágico y todo lo que quieras que sea siempre que te tomes el tiempo de complacer y ser complacida. No hagas lo que no te gustaría que te hicieran ni dejes de hacer las que sí. Al final la gratificación será mayor y sumamente worth it al disfrutar de una mujer teniendo un orgasmo.   

Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Escribo desde mi casa, en pjs y despeinada, sobre lo que sea que me venga a la mente. Soy freelancer, periodista, escritora, soñadora y me encanta jugar con la moda.