Conoce los struggles que vivieron varias personas al momento de hacer un trío en la cama.

Por diversión, para experimentar, para encender la chispa en una relación, las razones para decidir hacer un threesome varían entre los gustos de una persona, sus fantasías o simplemente la adrenalina del momento.

Los tríos son uno de los galardones máximos de tu vida íntima. Toda la vida se nos ha vendido que son riquísimos, satisfactorios y otro tabú más que no debemos compartir. Aunque hay historias de experiencias que resultaron ser todo un éxito (yum!), hay otras personas que simplemente no pueden decir lo mismo.

Varios atrevidos aceptaron compartir sus historias, siempre y cuando no reveláramos sus nombres. Estas son las crónicas de un threesome incómodo.

El que se quedó con las ganas:

«Fue idea de mi pareja en ese momento. Él era una persona mayor, súper open y yo bien easy going. Ambos teníamos claro que esa tercera persona no iba a afectar nuestra relación. Teníamos que verla como un juguete que traíamos a la cama para los dos, para satisfacernos aún más.

Todo estaba listo. Empieza la calentura y yo en mi mente: ‘anda pal. this is really happening’. Cuando de repente, a mi pareja le da la mala. ¡No podía! ¡No podía seguir!

Pero qué te pasa. Tú eras quien querías esto. ¡Yo lo hice por ti!‘, le dije, mientras lo miraba serio. Lo más brutal es que yo la estaba pasando bien, pero como él se fue en la mala tuve que cortar. Después no sabía como decirle al chico que no podíamos seguir».

La que seduce a la ex de su jevo:

«Un día acabé emborrachándome con mi novio y su ex. Básicamente ella vino a visitar súper random y ellos tienen una historia bastante complicada. Realmente fue mala mía, sobria no hubiese hecho nada sabiendo como él es con ella. Pero estábamos bebiendo, ella y yo flirteando, y ella le dice a mi novio que quiere hacer un threesome.

Básicamente a todos nos parecía buena idea al momento, pero yo se que él dijo que sí solo porque sabía que nosotras dos queríamos. Ellos tuvieron un break up bien malo y creo que él aún guardaba mucho rencor por ella, pero whatever. Al momento todo súper chillin, la estábamos pasando súper.

¡Pobre tipo! Nosotras dos nos lo disfrutamos al máximo, pero él no pudo hacer nada básicamente. Ni siquiera hubo penetración. Después me sentí súper mal por haber seguido la corriente cuando era obvio que él no quería».

La que solo fue a mirar: 

«Intento número dos, ya en la universidad y luego de terminar mi relación con mi novia, conocí a un muchacho que tocaba en una banda y me dedicaba canciones. Resulta que luego me confiesa que es bisexual y que estaba enchulao de un muchacho que coge clase con él. Me dice: ‘yo creo que él también está interesado en mí’.

Nosotros no éramos nada serio y yo le dije: ‘mira, you do you’. Él me dijo que no quería que me sintiera excluida y que lo acompañara. Todo empezó maravilloso y terminé viéndolos a ellos acabar uno con el otro. It was hot to look at, don’t get me wrong!»

Las mejores amigas con 10 minutos de decepción: 

«Yo tenía un novio que era bien buena gente, pero de momento le entró esta mierda de que quería un threesome a la mala. Tanto, que me amenazó con dejarnos si no lo hacíamos. Naturalmente, en el instante pues accedí porque pues… young and stupid. Los dos nos pusimos a pensar en quién sería la candidata perfecta. Yo propuse que fuese mi mejor amiga y a él se le salían las babas. She was on board.

Llegó la noche y mi novio llegó con bebidas para empezar a soltarnos. Empezamos con el kinky stage y el tipo estaba loco por vernos. Diez minutos pasaron, DIEZ, y el tipo ya había terminado. Terminamos mi amiga y yo having fun sin él».

El que la vio llorar: 

«Salí con unos panas en un double date. Él, dos muchachas y yo. Algo pasó durante el date que se tuvo que ir y pues me quedé yo con las dos muchachas. Estamos hablando y bebiendo, y terminamos hablando de sexo. One thing led to another y hablamos de las cosas que hemos querido hacer en la cama, entre ellas un threesome.

Fast forward… terminamos en el apartamento de una and we all started making out. I got half a blowjob entre ambas. Así que fui al baño a prepararme pa’ meterle full y cuando vuelvo una de ellas está llorando y la otra consolándola. Terminaron diciendo que no querían y me fui porque la situación estaba súper awkward«.

Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Periodista puertorriqueña con más sueños que ropa. Escribo desde mi casa despeinada.

ARCHIVO

HAPPY YOU'RE HERE 🦋

Mantente conectada y recibe en tu inbox contenido exclusivo, ideas de atuendos, ofertas, regalos, nuevos blog posts y mucho más por venir.