Hace poco escuché a un amigo decir “la vida esta llena de comienzos…” e inevitablemente pensé en lo lindo que es ver cada etapa como tal.

Hay días en los que te sientes como una diosa griega en plena coronación, todo bajo control. Otros, se te cae el mundo entre dudas y confusiones y solo deseas regresar a un espuma party de escuela superior. Cumplir treinta años es ese tema de conversación que intentas esquivar, pero del que nunca podrás escapar. 

Me parece ese balance perfecto entre soy joven, pero al mismo tiempo ya he vivido bastante. Tenemos la “madurez” y la libertad necesaria para emprender nuestro propio camino, sin embargo te invaden las dudas, esas que te llevan a un estado de confusión total… dudas sobre tu presente, lo que has logrado hasta ahora, lo que no y hacia dónde te diriges en el plano personal, laboral y hasta emocional.

¿Te digo algo? Si te estás cuestionando, lo estás haciendo bien. Este es el momento para hacerte preguntas claves que generalmente causan incomodidad. ¿Qué quiero para mi vida? ¿Qué realmente me inspira? ¿Cuál es el trabajo de mis sueños? ¿En dónde quiero estar en cinco años? Contestarlas con sinceridad te apoyará a seguir creciendo y moviéndote hacia delante. 

Recibe los treinta con tu mejor cara, siguiendo estos consejos:

1. Enfócate en ser, decir y hacer lo que te provoque bienestar y felicidad en todo momento siendo congruente contigo.

No intentes encajar en donde no encajas, ni mucho menos se te ocurra compararte con los demás. Sé quien realmente eres, embrace it y exprésate desde el corazón, sin obligarte a decir o hacer lo que los demás esperan de ti.

Es posible que sin darte cuenta andes cumpliendo expectativas ajenas lo que a largo plazo puede llevarte a sentir inconformidad contigo misma y una sensación de vacío profundo. Obsesiónate con vivir en plenitud alineando tus decisiones y actos diarios con TUS propias aspiraciones. 

2. Reconecta con tus pasiones 

Con eso que solías hacer desde niñx que un día dejaste a un lado por el ajetreo de vida, las responsabilidades y la rutina. Retoma esas clases de baile, cursos de pintura, cocina, costura o la práctica de tu deporte favorito. ¡Tu espíritu te lo agradecerá!

3. Ignora las presiones sociales

Todos esos deadlines insignificantes que nos han transmitido las generaciones pasadas, debes borrarlos de tu mente. Por ejemplo, que debes casarte y tener hijos a los 30, que debes comprar una casa y permanecer en un trabajo “estable” por X años. NO – nada de esto es válido cuando te causa ansiedad. 

Ninguno de estos acontecimientos definen lo que vales ni cuán exitosa eres, pues todos tenemos metas distintas y no hay edad para cumplir cada una de ellas. Enfócate en tu realidad y tu presente y honra cada proceso. No intentes llegar rápido a ninguna parte.

4. Haz citas contigo misma

Si jamás has ido al cine o a cenar “sola”, viajado contigo– hasta de roadtrip a la playa– o disfrutado de un cocktail en una barra en compañía de ti, este es el momento perfecto para hacerlo. Compartir experiencias como estas a solas es sumamente gratificante. Experimenta lo que sientes y utiliza el momento para meditar sobre cómo te relacionas contigo y con tu entorno.

5. Traza metas alcanzables para el año, pero también sueña en grande. 

Anota ambas, esas que sabes que puedes conseguir con un poco de esfuerzo y otras que creas imposible. Recuerda que soñar no cuesta nada y si comienzas a visualizar lo que quieres para tu vida y trabajas para lograrlo, tarde o temprano lo obtendrás.

6. Cuestiona y revisa el cristal que has construido a lo largo de tu vida, ese por el que miras y defines todo lo que te sucede.

Asegúrate de que tu cristal esté limpio y lleno de pensamientos estimulantes, de ideas optimistas que construyan y te fortalezcan como persona. Si es necesario desempolvarlo hazlo ya, para que así adoptes una actitud clara de que eres la única responsable de lo que ocurre en tu vida y que además tienes el poder de cambiar todo eso que hoy no te funciona.

7. Invierte más en aprendizaje y experiencias, menos en cosas materiales. 

Aprende a disfrutar del momento presente, de esas pequeñeces que engrandecen. Numerosos estudios psicológicos han probado que invertir en experiencias produce un nivel de felicidad mucho más placentero y duradero que el adquirir objetos. Además, no te autoflageles por haber cometido algunos “errores” en tus 20 – estos constituyen una de las mejores fuentes de aprendizaje, ahora bien aprende de ellos y no los repitas.

8. Sal de tu zona de confort y atrévete a dar ese gran paso que todavía no has dado por miedo 

Miedo al fracaso, miedo a arriesgarte a lo desconocido o miedo al “qué dirán”. No permitas que el miedo te paralice. Al contrario, úsalo como un impulso para conseguir aquello que anhelas. Cambia de trabajo, múdate de casa o de ciudad, viaja, emprende, regresa a la universidad, en fin busca salir de tu zona cómoda y moverte a eso que te hará sentir más viva.

Como bien dicen, “la edad es sólo un número”. Creámosle a todos los que aseguran que lo mejor está por llegar. Prepárate para descubrir nuevas facetas de ti. Los 30 vendrán a enseñarte mucho más de lo que te imaginas así que mantén tu capacidad de adaptación a nivel 100 y prepárate para afrontar todos los cambios que toquen a tu puerta.

Si eres de las que te gusta la fiesta, haz un mega party para recibir la llegada de ese nuevo año por todo lo alto. Reúne a tus familiares y amigos más cercanos, esos que han estado a tu lado en los mejores y peores momentos pues es una buena ocasión para celebrar la gran tú que se avecina. ¡Aprovecha al máximo esta nueva década, que suele ser una de las más productivas en la vida!

Paola Almonte
Paola Almonte

Escritora

Una eterna adolescente en sus treinta, viajera, amante del buen comer y aprendiz sin fin. Hago el amor en español, trabajo en inglés y sueño en francés.

ARCHIVO

HAPPY YOU'RE HERE 🦋

Mantente conectada y recibe en tu inbox contenido exclusivo, ideas de atuendos, ofertas, regalos, nuevos blog posts y mucho más por venir.