El estereotipo de que las lesbianas no se visten bien, hay que romperlo.

No lo había realizado hasta hace poco. Tenía puesto una falda midi combinada con unos tenis y una camisa denim. Mi pelo, rizo natural. Quiero hacer un paréntesis para aclarar que cuando digo rizo natural, me refiero a un rizo bien messy. Me han dicho que me queda bien. Tiene sus días, la verdad.

El atuendo se veía bien, diferente, pero bien. Resulta que mami fue a visitarme en mi hora de almuerzo. Todo estuvo como de costumbre hasta que recibí su llamada en la tarde. «No te ofendas, te lo digo como una observación», dijo mami. Ya sé por donde venía.

También cabe aclarar que mami es una mujer bien en boga. Siempre lo ha sido. Nunca la he visto salir sin sus pantallas o prendas. La moda ha sido y es nuestro denominador común. Pero para nuestra desgracia, la moda es subjetiva. Todos tenemos una visión y un estilo distinto.

«Últimamente te noto un poco descuidada con la ropa y eso», continuó. Inmediatamente pensé retrospectivamente «¿descuidada? ¿Lo dirá por mi pelo? ¿O porque hoy decidí no maquillarme? ¿O simplemente porque sabe que soy lesbiana?».

Honestamente no sé cuál fue el verdadero motivo, pero mi reacción innata fue educarla. Quizás su mente estaba predispuesta a pensar que ser lesbiana automáticamente te hace descuidada o «bucha», como dicen por ahí. Sin embargo, todos sabemos que no es así. Tercera aclaración: que conste que no tengo nada en contra de ellas. Estamos todas en el mismo barco.

El punto es que siempre me ha gustado la moda, siempre me he mantenido on top of it y ahora mi mamá me estaba diciendo que era una descuidada con la ropa. How is that possible? 

Mirando hacia atrás, siempre fui la «It Girl». Me vestía bien, pero convencional. Usaba el mismo traje «sexy» que usaban todas las demás chicas. Los mahones los odiaba, ¡y ni hablar de los tenis! No sé si era intentando de aparentar algo que no era o me daba miedo expresar mi personalidad a través de mi ropa.

«Mami, soy fashion blogger«, contesté. «La gente ve mi estilo como inspiración. Si lo dices por mi pelo, me siento segura con el, cuando se porta bien».

La verdad es que ese día no se había portado muy bien. ¡Pero, pero! Que conste que recibí varios alagos sobre lo lindo que me quedaba el pelo «wild». 

EN LUGAR DE ESTAR TODO EL DÍA METIDAS EN EL CLÓSET BUSCANDO QUÉ PONERNOS, DEBERÍAMOS OLVIDARNOS DE LO QUE LA GENTE PIENSE Y SALIR DEL CLÓSET. 

Estoy segura que muchas personas no entenderán mi manera de vestir, a otras les encantará, ¡pero de eso se trata! Lo admirable es que ya no me importa. Así me he sentido para muchas cosas desde que no tengo nada que esconder. Ni siquiera mi estilo.

Declararme lesbiana no me hizo bucha o descuidada, me hizo fuerte, decidida y atrevida.

La moda es diversión, es vanguardismo, es creatividad. ¿Qué importa lo que diga la gente? ¿Estás segura de una combinación? Go for it! Lady Gaga, Maddona y Anna Wintour no se hicieron famosas siguiendo las «reglas de la moda».

La libertad de poder amar a la persona que amo ha estado directamente relacionada (no me cabe duda) con la libertad de atreverme a intentar nuevos looks, nuevos estilos, y ser quien realmente soy.

GIF

Let’s be real. Hay días que no tengo ganas de vestirme, de maquillarme o de peinarme, ¡pero quién no! ¡Son necesarios! No estoy on point all the time and I embrace it proudly. 

En lugar de estar todo el día metidas en el clóset buscando qué ponernos, deberíamos olvidarnos de lo que la gente piense y salir del clóset. You get what I did there? *inserts wink*

Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Periodista puertorriqueña con más sueños que ropa. Escribo desde mi casa despeinada.

ARCHIVO

HAPPY YOU'RE HERE 🦋

Mantente conectada y recibe en tu inbox contenido exclusivo, ideas de atuendos, ofertas, regalos, nuevos blog posts y mucho más por venir.