Día por día te cuento cómo se sintió volver a entrenar después de más de un año y qué ejercicios hice por día.

La mayoría de mi niñez y pubertad fui una niña gordita. No fue hasta comienzos de la intermedia y gracias a la disciplina del ballet que rebajé hasta llegar a ser una joven saludable. Estuve bailando ballet durante muchos años así que eso me ayudó a mantenerme extremadamente activa. Entrenaba todos los días, incluyendo fines de semana.

Luego de un tiempo de haberme despedido de esta disciplina a mis 15 años, decidí comenzar a ir al gimnasio. Una noche random llamé a una amiga mía, le dije que si se apuntaba conmigo y nuestras mamás nos apoyaron al máximo. Salíamos de la escuela a las 3:30pm, llegábamos al gimnasio a las 4:30pm más o menos y podíamos estar hasta las 7:00pm haciendo ejercicio. De más está decir que nos pusimos flaquísimas y en forma.

Desde ese entonces, el entrenar ha sido parte de mi rutina. He estado on and off, como las relaciones, pero siempre vuelvo. Después de más de 1 año de haberme quitado del gym (ya saben las consecuencias de enamorarse), he decidido comenzar. Desde hace un tiempo no me siento conforme con mi cuerpo porque sé que puedo dar más. Además de que la mala alimentación ha ido afectando mi salud. Al final del día, lo que importa es como TÚ, y solamente TÚ, te sientas cuando te miras en el espejo y ya yo no me sentía tan yo.

Quería compartir mi experiencia de esta semana porque sé que no soy la única que está pasando por esto, y quisiera a través de mi bitácora motivar a otras chicas a comenzar, incluso cuando no tengan ganas de comenzar.  Sabemos que la primera semana es la más agotadora, pero vamos por más.

LUNES: DÍA 1 

13989642_10157482561665413_1152934754_n

Primero no podía creer que me había levantado para ir al gym. Llevaba diciendo desde hace 6 meses que iba a empezar y no tenía las fuerzas para hacerlo. Estaba súper dormida, pero ese mismo día me apunté en el gimnasio y comencé mi jornada sumamente pompeada. ¡Mi cara color tomate lo dice todo!

Ejercicios trabajados:

  • CARDIO (elíptica): aunque antes prefería correr, el quiropráctico me prohibió hacer ejercicios de alto impacto por mi condición de la espalda, por tanto, tengo que optar por la elíptica.
  • ABDOMINALES
  • BICEPS: como lo que quiero es rebajar los brazos, utilicé poco peso e hice muchas repeticiones. De esta manera, se pierde la grasa y se tonifica el músculo. Realicé tres ejercicios diferentes de cuatro sets cada uno.
  • CINTURA: soy una persona cuadrada así que no me puedo olvidar trabajar la cintura. Solo hice dos ejercicios diferentes, pero se sentía el picazón.

MARTES: DÍA 2 

14030813_10157482561570413_1867025469_n

¡Todo lo contrario al primer día! Me sentía súper cansada y no tan segura como el día anterior. Me puse unos pantalones cortos y una blusa que no me favorecían y en lo único que me estaba fijando era en las áreas que quería mejorar, como los muslos. Los martes y jueves son de piernas y ya sabes lo que dicen «never skip leg day», pero mi alma lo único que quería era quitarse.  ¡TODO ME DOLÍA! Que conste… ¡no me quité!

Ejercicios trabajados:

  • CARDIO
  • MUSLOS: Las piernas trabajan un poco diferente al upper body. Realicé varios ejercicios distintos para muslos, algunos para los inner tights y otros para la parte exterior del muslo, entre algunos de esto: squats, lunges, sumo squats. 
  • NALGAS: Los ejercicios de nalgas los realicé en un yoga pad e hice tres ejercicios de nalgas diferentes.
  • HAMSTRING: Es una de las zonas del cuerpo que más quiero trabajar porque fue una de las más afectadas. Nunca he sido una chica de tener celulitis y aunque no se me marca tanto, puedo ver la diferencia. Fue el ejercicio que más me dolió.

MIÉRCOLES: NO FUI 

Tuve mucho remordimiento de no haber ido, pero sonó la alarma, la apagué y cuando abrí los ojos ya era hora de irme a trabajar. La cama estaba riquísima, ¡ni se digan mis perras! Intenté ir por la tarde, pero definitivamente prefiero ir por las mañanas. Por la tarde, llego cansada del trabajo a hacer tareas del hogar y cocinar, y ya no me quedan las energías suficientes para darle con ganas al gym.

GIF

Además, si el día anterior me dolía todo, el dolor que tenía el miércoles era inexplicable. No podía subir las escaleras bien, sentía cada uno de mis músculos trabajados y no tenía fuerzas ni para lo más mínimo. ¡Imagínense, que estornudé varias veces durante el día y me dolían los abdominales!

JUEVES: DÍA 3 

14030928_10157482561500413_856357774_n

El entrenamiento se me atrasó, pero lo que tenía planificado para hacer el miércoles, lo trabajé hoy. Seguía con un poco de dolor, que es normal luego de no haber estado entrenando por tanto tiempo, pero me sentía mejor.

Ejercicios trabajados:

  • CARDIO
  • ABDOMINALES
  • ESPALDA: La espalda siempre intento trabajarla con poco peso, por la razón que ya expliqué anteriormente. No quiero crecer de espalda, al contrario, quiero ser más estrecha.
  • TRICEPS: El tricep es el músculo que trabaja el «mondongo» que tenemos en los brazos cuando decimos adiós. Lo realicé, al igual que el bicep, poco peso, muchas repeticiones en cuatro sets, 3 ejercicios diferentes.
  • CINTURA

VIERNES: DÍA 4

13988837_10157482561765413_1645581076_n

¡Llegó el viernes! ¡Qué felicidad! Hoy me sentía con muchísima energía, quizás tiene que ver con el hecho de que me acosté a las 10:30pm (eso es temprano para mí). Mi cuerpo pudo descansar y recuperarse. Es increíble cómo solo luego de 4 días de entrenar y comer saludable el cuerpo se siente totalmente diferente.

Ejercicios trabajados:

  • CARDIO: (elíptica y power-walking en la trotadora)
  • PIERNAS
  • MUSLOS: (interno y externo)
  • NALGAS
Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Periodista puertorriqueña con más sueños que ropa. Escribo desde mi casa despeinada.

ARCHIVO

HAPPY YOU'RE HERE 🦋

Mantente conectada y recibe en tu inbox contenido exclusivo, ideas de atuendos, ofertas, regalos, nuevos blog posts y mucho más por venir.