Lupita contra los estándares de belleza

La actriz expresó su decepción en las redes, luego de que revista retocara su cabello

No es la primera vez que una revista de modas le hace Photoshop a sus modelos. Cuando se trata de una portada, todos buscan la perfección. Sin embargo, en un mundo de mujeres reales lo ideal sería mostrar esa realidad, en lugar de promover estándares de bellezas falsos.

Hace unos días la revista GRAZIA compartió su portada de noviembre starring Lupita Yong’o, y aunque a simple vista podría parecer encantadora, lo deja de ser al ver las fotos originales. Resulta que el cabello de la actriz fue editado para, según ella, “adaptarme a una noción más eurocéntrica de cómo se ve un cabello hermoso”.

Yong’o, quien es original de Kenya, ha demostrado ser abierta a hablar de temas que le incomodan así que no dudó en compartir su opinión en sus redes sociales, que cuentan con más de cuatro millones de seguidores.

As I have made clear so often in the past with every fiber of my being, I embrace my natural heritage and despite having grown up thinking light skin and straight, silky hair were the standards of beauty, I now know that my dark skin and kinky, coily hair are beautiful too. Being featured on the cover of a magazine fulfills me as it is an opportunity to show other dark, kinky-haired people, and particularly our children, that they are beautiful just the way they are. I am disappointed that @graziauk invited me to be on their cover and then edited out and smoothed my hair to fit their notion of what beautiful hair looks like. Had I been consulted, I would have explained that I cannot support or condone the omission of what is my native heritage with the intention that they appreciate that there is still a very long way to go to combat the unconscious prejudice against black women’s complexion, hair style and texture. #dtmh

A post shared by Lupita Nyong’o (@lupitanyongo) on

“Como he dejado claro tantas veces en el pasado con cada fibra de mi ser, promuevo mi herencia natural y, a pesar de haber crecido pensando que la piel clara y el pelo liso y sedoso eran los estándares de la belleza, ahora sé que mi piel oscura y mi pelo rizado también es hermoso”, expresó Lupita en su cuenta de Instagram.

Continuó explicando que “ser retratada para la portada de una revista me llena ya que es una oportunidad para mostrarle a otras personas oscuras y de pelo kinky, en especial a las niñas, que son hermosas tal como son”. 

Hablamos con varias chicas de pelo rizo, y esta fue su reacción:

Gloriann: “Este es un gran ejemplo del racismo que aún se vive y de cómo las marcas y los medios continúan con proyectos de blanqueamiento y de proyectar unos estándares de belleza erróneos. Muchas niñas y niños no se sienten representados en los medios y esto tiene efectos terribles en su autoestima”.

Zulimar: “Me tomó muchos años aceptar mis rizos y me entristece grandemente saber que todavía somos criticadas por tenerlo. Fue como si le hubieran quitado una parte de su identidad”.

Adelmarys: “Ahora que acepto y me encanta mi pelo es una pena que figuras, que sean tan conocidas como ella, le tengan que eliminar su aspecto natural para simplemente hacerlas ver perfectas, según el estigma de lo que es la perfección”.

Lupita no es la primera ni la última celebridad que le ocurre algo como esto. Recientemente la hermana de Beyoncé, Solange Knowles, pasó por una situación similar.

Según Lupita, “todavía hay un largo camino por recorrer para combatir el prejuicio inconsciente contra la tez de las mujeres negras, su estilo de cabello y su textura”.

La revista luego se disculpó aclarando que constantemente intentan promover la diversidad, sin embargo, el retoque de la foto la hizo el fotógrafo sin su consentimiento.

Esto les enseña una cosa: con el cabello de las mujeres no se mete. 

Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Usually you can find me drinking margaritas or watching Netflix, or both! With a love for fashion, I seek to pursuit a Master in Fashion Journalism and live the dream. My style is a mirror of who I am and who I want to be. Sometimes I can be edgy, minimalistic or glamorous. It all depends on my mood.