fbpx

Además de comer, debemos decir thankiou

Paul E González, autor del libro Thankious y foodie de corazón, habla sobre el poder de la gratitud (¡y la comida!) y cómo ser más agradecidos en nuestro day-by-day.

Uno de los días más especiales y esperados de todo el año es el cuarto jueves de noviembre: el día de decir thankiou y por supuesto, comer pavo. Este día no solo se les rinde tributo a nuestros antepasados, sino que también se celebra la vida a través de una unión que solo la comida nos trae.  ¡Y qué menú!

Thanksgiving Friends GIF

Aunque disfrutamos con pavo, majado de papa, arroz y algún postre de calabaza, los historiadores culinarios entienden que en la mesa lo que había era una gran variedad de mariscos, ciervos asados, maíz, entre otras frutas y vegetales oriundos del occidente.

Sin embargo, todos sabemos que no importa lo que finalmente haya en la mesa, lo importante es poner en acción la actitud de gratitud por la familia, los que cultivaron la tierra, por lo mucho y lo poco, por los que están y los que estuvieron. ¡Ah! Y por esas sobras del pavo que resultan en un glorioso sándwich revive muertos al otro día.

Razones para dar gracias siempre hay, y más en el Día de Thanksgiving, pero cómo podemos poner en práctica el poder de la gratitud en nuestras vidas. La realidad es que, una cena no es suficiente para decir thankiou por todas esas cosas que tenemos a nuestra disposición día tras día.

Luego de ese banquete otoñal, debemos sentarnos a reflexionar sobre cómo podemos mantener viva esa cultura de gratitud en nuestro diario vivir. Existen millones de cosas, momentos y personas por las que dar gracias. Sin embargo, a veces pasan por desapercibidas, así que cuando estemos sobreviviendo el food comma, reflexionemos más allá de la comida con estos tips que te ayudarán a ser más agradecid@.

1. Rodéate de gente positiva

Somos el promedio de las personas con el que más tiempo pasamos. Eso significa que una mentalidad de gratitud fluye mejor con personas que también la abrazan y son recíprocas. 

2. Medita diariamente por varios minutos

En medio de del estrés del día, trabajo, universidad o simplemente de la vida, saquemos unos minutos para -en silencio- decir thankiou por todas esas pequeñas cosas que tienen un gran impacto en nuestro diario vivir. Esto te puede ayudar a reflexionar y verdaderamente sentir gratitud todos los días. 

3. Repite decir thankiou hasta la saciedad

En cada momento, situación o circunstancia que tengamos, debemos decir y repetir esa palabra las veces que sean necesarias; nunca sabemos a quién le hace falta escucharla. Y, por supuesto, nada positivo en exceso es malo.

Tomemos este día como una gran oportunidad para agradecer al universo por todas esas cosas pequeñas y extraordinarias que hacen que la vida sea vida. Este día es extremadamente especial porque nuestro país se une y utiliza como excusa un banquete para emanar energía positiva, compartir con seres queridos y contagiar con una sola palabra a todo el que la dice, escucha y repite.

LA COMIDA NOS UNE, PERO DECIR THANKIOU PUEDE CAMBIAR EL MUNDO. 

Paul E. González Mangual
Paul E. González Mangual

Escritor

Joven puertorriqueño, escritor, poeta, soñador, emprendedor, foodie, adicto al café y autor del libro 'Thankious'. Fundador de FOODIEcations.