Todos los días hay un reto nuevo.

Después de un año conviviendo con mi pareja, puedo decir que aunque en ocasiones no es fácil, es una de las satisfacciones más bonitas. Es una nueva etapa en la relación que reafirma el compromiso entre ambas partes.

Con los errores se aprende y diariamente se trabaja para mejorar y hacerse feliz. Estas son las enseñanzas de convivir con tu novio o novia.

1. Trabajo en equipo

Cuando viven juntos no solo se trata de amor, sino de un compromiso. Ya no es uno, ahora son dos, y es esencial trabajar en equipo para todo lo que hagan. Desde tareas del hogar y responsabilidades hasta situaciones y problemas. Entre sí se complementarán para completar sus metas mutuas.

2. No todo tiene que ser 50/50

Al principio pensaba que todo debía ser mitad y mitad para que la convivencia fuera más llevadera. Todo se pagaba en partes iguales y se hacía la misma cantidad de tareas, sin embargo, con el tiempo aprendí que no todo puede ser así. En ocasiones habrá días que tengas que dar más que tu pareja o viceversa. Al final del día se trata de apoyarse mutuamente y lograr sus metas colectivas.

3. Compartir es esencial

Compartir en todo el sentido de la palabra. Compartir la última botella de agua en la nevera, el control del televisor, el abanico de la sala. Muchas cosas de las que poseen son de ambos así que compartir no es opcional.

4. No olvides encender la llama 

Porque se ven todo el tiempo, todos los días, es bien fácil enredarse en la rutina. Tengan un karaoke night, saquen una cita para cenar, vayan al cine o regálense detalles. Lo necesario para que se hagan sentir apreciados.

5. Escoge tus batallas 

No todo merece una pelea. Es normal que no estén de acuerdo en muchísimas cosas. Algunas bobas, como el menú de la cena, el color de la pared de la sala o cuándo prender el aire por las noches. Otras más complicadas y serias. En lugar de discutir, considera hablarlo y move on con el tema. No hay por qué perder tiempo molestos.

6. A veces hay que ceder 

Ceder nos quita control. Pero prefiero armonía sobre control. Hay manías y costumbres que no se pueden cambiar. Hay otras que se pueden mejorar. Sé flexible y transparente. Si tu pareja nunca guarda los zapatos en el clóset, y luego de varios intentos fallidos les ha causado demasiadas peleas, intenta ceder y aprender a vivir con los zapatos fuera del clóset. Es cuestión de llegar a un balance.

7. Es necesario sacar tiempo para tus amistades

Una pareja que convive está acostumbrada a un estilo de vida en particular. Llegar del trabajo, hacer la cena, lavar ropa, prepararse para el siguiente día así que salir un rato a disfrutar con amistades puede darte flojera. Lo importante es que cada cierto tiempo y se lo dediques a tu familia y mejores amigos.

8. Consulta antes de tomar decisiones

Es la mejor manera de demostrar que no solo respetas la relación, sino que [email protected] respetas a ella/él como individuo. Le dejas saber que su opinión también es importante ante el asunto. De tener un desacuerdo, se intenta llegar a un happy medium que los complazca a los dos. Al final del día, de eso se trata estar en una relación.

Nathasha Bonet
Nathasha Bonet

EDITORA EN JEFE

Periodista puertorriqueña con más sueños que ropa. Escribo desde mi casa despeinada.